Mi Niño No Quiere Comer

¿Que hacer si tu niño no quiere comer? Consejos saludables de un Pediatra.

© Copyright 2002-2006 Dr. Fernando Ayala.

.

Una de las causas mas frecuentes de angustia para los padres y de consulta con el Pediatra es el clásico "Mi niño no come nada," esto obedece a la pobre información que tienen los padres en sobre cuanto deben de comer, presión social, familiar, comercial y sobre todo por una total falta de buenos hábitos en los niños y frecuentemente en la familia.

Todos los niños son distintos aun siendo hermanos, algunos son "comelones" desde su primer año, pero un gran porcentaje de estos en las edades de 1 a 5 años disminuyen en forma notable la ingesta de alimentos.

Durante los primeros meses de vida aumentan de 750 Gramos a 1 Kg. por mes, luego van disminuyendo paulatinamente de manera que entre 1 a 5 años aumenta de 1 a 2 Kg. por año y un promedio de 5 cm. por año, esto implica que tienen menos necesidad de "material de construcción."

El cerebro del niño tiene un centro de regulación del apetito que se encarga de administrar cuanto "material" se ocupa, hay que confiar en la naturaleza de este.

Desgraciadamente los abuelos y medios de comunicación han creado la imagen del niño gordito como niño bonito y sano, la realidad es que actualmente estamos enfrentando una verdadera epidemia de obesidad infantil que se va a traducir en innumerables problemas serios de salud en un futuro muy cercano.

También es frecuente que el origen de la ansiedad de la madre es que trabaja y tiene sentimiento de culpa oque necesita un niño gordito para sentirse segura y también tener reconocimiento familiar (suegras).

En otras ocasiones el motivo de la falta de apetito es que el niño esta enfermo, en estos casos usualmente aparte de que no quiere comer se encuentran algunos síntomas como, decaído, fiebre, vomito, diarrea, dolor, etc.

Lo que pasa es que el cuerpo le esta pidiendo que no gaste energías en el proceso digestivo, ya que se recupere de la enfermedad mejorara el apetito, no por comer va a mejorar ni por no comer va a empeorar.

A continuación voy a mencionar una serie de buenos hábitos alimenticios que se deberían de tomar como regla:

Se debe de tener un horario fijo para cada momento (desayuno, comida, cena, y colaciones cuando son necesarias). Un lugar fijo para comer, usualmente la mesa del comedor, no se deber de permitir al niño realizar otras actividades, como correr, ver televisión etc.

Tiempo para comer, media hora es mas que suficiente, la hora de la comida debe de ser un momento agradable de convivencia familiar, no es momento de suplicas, amenazas, sobornos, juegos y mucho menos de aplicar agresión ya sea física o emocional.

Al niño se le ofrece una dieta balanceada, variada, preparada según la edad del niño, atractiva, hay que evitar preparar con mayor frecuencia solo los alimentos que el niño prefiere con tal de que coma.

Si no come en el lapso de tiempo determinado se le retira el plato y se manda a jugar, no se le da ningún alimento ni líquidos que no sean agua natural hasta su siguiente hora de alimentación, esto es muy importante, con esto logramos que tenga hambre y por consiguiente coma con apetito, este procedimiento puede tardar hasta 7 días para lograr efecto, tenga paciencia, no se va a desnutrir ni enfermar en este lapso.

Si el niño come poco sírvale porciones muy pequeñas, es preferible que pida mas comida a que deje en el plato la cantidad que Ud. pensaba que debería de comer, hay que dejar que coma la cantidad que el quiera.

Si tiene entre 15 y 18 meses y el quiere comer solo, déjelo, no importa que haga un gran desorden, esto estimula su apetito y lo hace seguro y autosuficiente.

Hay que limitar la cantidad de leche a 12 o 16 onza al día, solo se debe de ofrecer 4 a 6 onzas de jugo natural fresco al día, no dar aguas azucaradas como tes aguas de frutas etc.

Los yogures comerciales y alimentos como "Dañoninos" tienen gran cantidad de azucares refinadas, colorantes, texturizantes, saborizantes que no son buenos para la salud de su hijo a pesar que se promocionen como los grandes alimentos y con beneficios casi mágicos.

No trate de calmar su angustia comprando vitaminas y mucho menos medicamentos que estimulen el apetito de su hijo, algunos incluso pueden ser peligrosos.

Recuerde, tenga paciencia, cuídese de las presiones familiares y de los medios de comunicación comerciales, deje que la saciedad natural de su hijo la guíe y sobre todo enséñele buenos hábitos alimenticios que dicho se de paso también deben de ser de toda la familia.

¿Que hacer si tu niño no quiere comer? Consejos saludables de un Pediatra.

Comida